Investigación nutricional

Beneficios del consumo de manzanas

La investigación vincula el consumo de manzanas con una amplia gama de beneficios nutricionales. El siguiente resumen de la reciente investigación relacionada con las manzanas fue recopilada por la Asociación USApple (USApple Association). Visite su sitio web www.usapple.org para obtener más información.

Pérdida de peso

Los investigadores de la Universidad Nacional de Río de Janeiro que estudian el impacto de la ingesta de frutas en la pérdida de peso descubrieron que las mujeres con sobrepeso que comen el equivalente a tres manzanas o peras por día pierden más peso en una dieta de bajas calorías que las mujeres que no incluyen frutas en su dieta. (Nutrition, 2003, 19: 253-256)

Salud del cerebro

Un creciente conjunto de evidencias de la Universidad de Massachusetts-Lowell sugiere que comer manzanas y tomar jugo de manzanas puede ser beneficioso cuando se trata de mejorar la salud del cerebro y disminuir los síntomas del Alzheimer. Junto con una dieta equilibrada, el consumo manzanas y jugo de manzanas puede brindar protección al cerebro contra los daños oxidativos que pueden conducir a la pérdida de la memoria. Los beneficios de la salud del cerebro se descubrieron cuando los animales ingerían entre 2 y 3 tazas de jugo de manzana, o 2 y 4 manzanas enteras por día. Un ensayo clínico demostró que beber jugo de manzana mejoraba considerablemente el estado de ánimo y el comportamiento de un grupo de pacientes diagnosticados con Alzheimer de moderado a severo. (Am J Alzheimer’s Dis Other Demen, 2010, 25: 367-371, AgroFOOD Industry High-Tech, 2009, 20; 6: 32-34, Journal of Alzheimer’s Disease, 2009, 16:1; Journal of Alzheimer’s Disease, 2005, 8: 283-287; Journal on Nutrition Health and Aging, 2004, 8: 92-97)*

Los investigadores de la Universidad Cornell también descubrieron mediante un estudio in vitro que los nutrientes de la manzana protegen las neuronas del cerebro contra el daño oxidativo. Dicho daño puede contribuir a las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson. El estudio destacó un particular flavonoide de la manzana, la quercetina, como uno de los componentes principales que produce el efecto de protección. (Journal of Food Science, 2004, 69: S357-S360)*

Cáncer

Cáncer de mama: una serie de estudios llevados a cabo en la Universidad Cornell evaluó los efectos directos que tienen las manzanas en la prevención del cáncer de mama en animales. Cuantas más manzanas se consuman, mayor será la reducción del índice o cantidad de tumores que aparecen entre los animales de laboratorio. El consumo de manzanas evaluado fue el equivalente al de 1 a 6 manzanas por día durante 24 semanas. (Journal of Agric. Food Chem., 2009, 53: 2341-2343)*

Cáncer pancreático: la quercetina, un flavonoide que se encuentra naturalmente en las manzanas, ha sido identificada como uno de los flavonoles más beneficiosos para prevenir y reducir el riesgo de contraer cáncer pancreático. A pesar de que se redujo el riesgo entre los participantes del estudio en general, los fumadores que consumen alimentos ricos en flavonoles tuvieron una reducción de riesgos considerablemente mayor. (American Journal of Epidemiology, 2007, 8: 924-931)

Cáncer de colon e hígado: un equipo de investigación de la Universidad Cornell identificó un grupo de fitoquímicos que son más abundantes en la cáscara y parecen eliminar o inhibir el desarrollo de al menos tres tipos de células cancerígenas humanas diferentes: colon, mamas e hígado. (Journal of Agricultural and Food Chemistry, 2007, 55(11):4366 – 4370)

Cáncer de próstata: investigadores en Mayo Clinic de Rochester, Minesota, informaron que la quercetina, un nutriente vegetal que se encuentra con mayor abundancia en manzanas, puede proporcionar un nuevo método para prevenir y tratar el cáncer de próstata. Mediante un estudio in vitro, descubrieron que la quercetina inhibe o previene el desarrollo de células que producen cáncer de próstata en humanos al bloquear la actividad de andrógenos. Estudios anteriores han vinculado a los andrógenos con el crecimiento y desarrollo de cáncer de próstata. (Carcinogenesis, 2001, 22: 409-414)

Cáncer colonrectal: comer solo una manzana al día puede reducir más de una tercera parte el riesgo de contraer cáncer colonrectal. Investigadores en Polonia entrevistaron a 592 personas que padecen cáncer colonrectal y a 700 personas sanas acerca de su alimentación y estilo de vida. Las personas sanas tenían una tendencia a comer más manzanas que aquellos que padecían cáncer, y cuantas más manzanas coma una persona por día, menos probabilidades tiene de contraer cáncer colonrectal. También descubrieron que el efecto anticancerígeno se observó incluso cuando una persona tenía un bajo consumo de frutas y verduras, pero que consumía al menos una manzana por día. El efecto protector que se observó puede ser el resultado del gran contenido de flavonoides y otros polifenoles de las manzanas, que puede inhibir la aparición del cáncer y la proliferación celular. Además, las manzanas son una buena fuente de fibra y se sabe que una dieta rica en fibra reduce el riesgo de contraer cáncer colonrectal. (European Journal of Cancer Prevention, 2010, 19(1):42-47)

Síndrome metabólico

Es probable que los consumidores de productos de manzana tengan baja presión y una cintura más pequeña, lo que conduce a un menor riesgo de contraer el síndrome metabólico, un conjunto de problemas de salud relacionados con la diabetes y las cardiopatías. (Experimental Biology 2008 Poster, no publicado)*

Antioxidantes

El Departamento de agricultura de los Estados Unidos (USDA) clasificó tres variedades de manzanas específicas entre las 20 mejores fuentes de antioxidantes. A pesar de que el estudio destacó tres variedades de manzanas en particular, todas las manzanas tienen niveles de antioxidantes beneficiosos y otras propiedades nutricionales saludables. Dos tercios de los antioxidantes de una manzana se encuentran en la cáscara. (USDA Agricultural Research Service, 2007)

Salud pulmonar

Una investigación del Reino Unido informa que los niños de madres que comieron manzanas durante el embarazo tienen muchas menos probabilidades de manifestar síntomas de asma, como las dificultades para respirar, a la edad de 5 años. De una variedad de alimentos que mujeres embarazadas consumieron y registraron, se descubrió que la manzana fue el único alimento que tiene una relación directa con un menor riesgo de contraer asma. (Thorax, 2007, 62:745-746.) Investigadores de Australia informan que los participantes del estudio que comieron manzanas y peras tuvieron menor riesgo de contraer asma. (American Journal of Clinical Nutrition, 2003;78: 414-21)

Un estudio de King´s College de Londres y la Universidad de Southampton informan que las personas que comen al menos dos manzanas por semana tienen un riesgo entre 22 y 32 % menor de desarrollar asma que las personas que comen menos manzanas. (Am. J. Respir. Crit. Care Med, 2001, 164: 1823-1828)

Un estudio llevado a cabo por los Institutos nacionales de la salud (NIH) informa que los alimentos ricos en fibras y flavonoides (que se encuentran abundantemente en manzanas) pueden reducir la tos productiva crónica y otros síntomas respiratorios. Investigadores de la Universidad de Hawái y del Instituto de salud pública nacional de Finlandia también relacionan a los flavonoides descubiertos en las manzanas con el riesgo reducido de contraer ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de pulmón. (Am. J. Respir. Crit. Care Med, 2004, 170: 279-287; Journal of the National Cancer Institute, 2000, 92: 154-160; American Journal of Epidemiology, 1997, 146: 223-230)

Salud cardíaca

Un estudio ha identificado una posible relación entre un componente común de las manzanas y la salud cardíaca en mujeres con posmenopausia. Los resultados del estudio indican que el aumento del consumo de manzanas puede contribuir a la disminución de la tasa de mortalidad tanto de cardiopatías como de enfermedades cardiovasculares. (American Journal of Clinical Nutrition, 2007, 85 (3): 895-909)

En un estudio francés se descubrió que las dietas ricas en fibra dietaria y la ingesta de fibra dietaria no soluble estaban asociadas a un riesgo considerablemente menor de presentar distintos factores de riesgo de cardiopatía, como el sobrepeso, un índice cintura-cadera alto, presión arterial alta y niveles de colesterol altos. (American Journal of Clinical Nutrition, 2005, 82: 1185-1194)

Investigadores de Estados Unidos informaron que por cada 10 gramos de fibra consumida por día, el riesgo de desarrollar una cardiopatía puede disminuir un 14 %, y el riesgo de morir por una cardiopatía puede disminuir un 27 %. La fibra de las frutas parece ser un poco más protectora que la fibra del cereal, al reducir en un 30 % el riesgo de morir por enfermedades coronarias. (Arch Int Med, 2004, 164: 370-376)

Investigadores de la Universidad de California en Davis informaron que el consumo diario de manzanas y jugo de manzana puede ayudar en la reducción del daño ocasionado por el colesterol malo y brindar protección contra cardiopatías, según el primer estudio de su tipo realizado en humanos. (Journal of Medicinal Food, 2000, 3: 159-165) Un estudio reciente de la Universidad de California en Davis informó resultados similares en un estudio in vitro. También confirmaron que los fitonutrientes importantes de las manzanas también se encuentran en el jugo de manzana. (Life Sciences, 1999, 64: 1913-1920)*

Inmunidad

Según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Illinois, la fibra soluble, como la pectina de las manzanas, puede reducir la inflamación asociada a enfermedades relacionadas con la obesidad y puede fortalecer el sistema inmunológico. Los animales de laboratorio alimentados en base a una dieta baja en grasas con fibras solubles o no solubles tuvieron respuestas muy diferentes al poner a prueba sus sistemas inmunológicos; los animales alimentados con fibra soluble demostraron tener menos enfermedades y un índice de recuperación más rápida que otros animales. (Brain, Behavior, and Immunity, 2010, impreso/disponible en línea)

Salud intestinal

Investigadores de la Universidad de Dinamarca han descubierto que las manzanas y productos derivados de la manzana podrían brindar salud a los intestinos como también estimular el sistema inmunológico al aumentar la cantidad de bacterias intestinales buenas. Cuando los científicos alimentaron a las ratas en base a una dieta de manzanas en todas sus formas, ya sea jugo, puré o la fruta entera, las ratas produjeron una mayor cantidad de bacterias intestinales buenas. Los investigadores creen que se debe a la pectina que contienen las manzanas. La pectina es una sustancia parecida a la fibra que se encuentra en las membranas celulares vegetales, y a menudo se envasan para las personas que las usan como agente gelificante para hacer mermeladas y jaleas caseras. Las manzanas son una fuente natural de este material parecido a la fibra. A las bacterias beneficiosas del intestino les gusta alimentarse de la pectina de las manzanas, lo que les permite reproducirse y desarrollarse mientras realizan sus buenas obras al batallar contra enfermedades en los intestinos. (BMC Microbiology 2010, 10:13)

* Indica que el estudio fue financiado por la Asociación de manzanas de Estados Unidos (U.S Apple Association) o por su socio de investigación, el Consejo de Educación e Investigación de Productos de Manzana (Apple Products Research & Education Council, APREC) (anteriormente el Instituto de Manzanas Procesadas)