Proceso de empaquetado

Empaquetado, almacenamiento y traslado de las manzanas de Washington

apple-tree-bin

Una vez que se cosechan cuidadosamente a mano todas y cada una de las manzanas del huerto, se colocan en grandes cubetas, que rápidamente se trasladan a una empacadora cercana.

apple-box

Allí, las manzanas recién cosechadas se lavan bien y se clasifican por color, tamaño y calidad antes de empaquetarlas cuidadosamente a mano y colocarlas en las cajas listas para entregar a las tiendas de comestibles, mercados de frutas y restaurantes de todo el mundo.

apple-snowflake

Las manzanas de Washington se mantienen refrigeradas mientras se trasladan a su destino.

apple-stand-store

La mayoría de las personas compran las manzanas de Washington en tiendas de comestibles. Su mercado local puede almacenar hasta nueve variedades cultivadas en el estado de Washington.

apple-on-fridge

En su casa, mantenga las manzanas refrigeradas. ¡Se mantendrán crujientes y tendrá un bocadillo sabroso y saludable cuando quiera comer uno!

La industria de manzanas de Washington continúa invirtiendo en novedosas instalaciones de empaquetado y almacenamiento para garantizar la entrega de manzanas de la misma alta calidad que se cosecha en los huertos a los consumidores.

Después de la cosecha, las manzanas se envían a la empacadora y se analiza el contenido de almidón y azúcar para determinar cuándo alcanzarán el máximo de sabor. Las manzanas con alto nivel de azúcar se colocan en cámaras de almacenamiento refrigeradas y son las que primero se empaquetan y se venden. Las que contienen altos niveles de almidón se guardan en almacenamientos atmosféricos controlados y sellados, donde el oxígeno se cambia por nitrógeno y la temperatura se mantiene a alrededor de 32 °F/0 °C. El almacenamiento atmosférico controlado permite demorar la oxigenación de las manzanas para que no maduren tan rápido, lo que ayuda a mantener su textura crujiente y su sabor. Durante este período, el almidón también se transforma lentamente en azúcar y es por eso que la manzana que sale del almacenamiento atmosférico controlado tiene ese sabor de “recién cosechada”.

En los depósitos de empaquetado de las manzanas de Washington se usan los sistemas de clasificación y orden más avanzados del mundo. Las cámaras y básculas controladas mediante una computadora pesan, revisan y separan las manzanas según el color, la forma y el tamaño. Hay otro sistema disponible que puede determinar las condiciones internas de la manzana y seleccionar las manzanas que no cumplen con las estrictas normas de Washington en cuanto a las condiciones y la textura crujiente de una manzana.

Encerado

Mientras crecen en los huertos, las manzanas frescas desarrollan naturalmente un revestimiento de cera que las protege. Durante el proceso de empaquetado, las manzanas se lavan para quitar cualquier suciedad del huerto y luego se vuelven a encerar con una mezcla de cera natural, ya sea carnaúba (que se obtiene de las hojas de la palmera Copernicia prunifera) o goma laca (que se obtiene de las secreciones del gusano de la laca, o Kerria lacca, similar a la miel que se obtiene de las abejas). Este encerado natural protege a la manzana contra la pérdida de humedad y textura crujiente, y también le da un atractivo brillo, parecido al que se obtiene cuando se frota en la ropa una manzana recién cortada del árbol. El encerado se usa mucho en la industria alimenticia (tanto en manzanas como en pepinos y chocolate) para ayudarlos a mantener la textura crujiente y el sabor recién cosechados.